Descubre productos con nosotros

Coches años 80

La década de los 80 ha tenido un importante retorno cultural en los últimos tiempos, por lo que es una oportunidad para refrescar la memoria. Los coches de los años 80 eran una mezcla de vehículos de culto, iconos de la automoción de todos los tiempos y muchas joyas olvidadas que provenían de empresas boutique y de la floreciente escena de preparadores.

Por esta razón, hemos decidido excluir a los preparadores de la lista, reduciendo las entradas a los coches icónicos de producción legal en la calle.

Antes de comenzar este viaje a través de los años del neón, los sintetizadores, los bigotes y los pechos peludos, nos gustaría subrayar que los años 80 fueron muy productivos en lo que se refiere a maquinaria cool, así que todos tus favoritos personales son bienvenidos si te apetece comentarlos con nosotros.

Nuestra lista de los coches más chulos de los 80

Chevrolet Corvette C4

La tercera generación del Corvette había soportado algunos de los mejores y peores momentos de la potencia americana, por lo que su sucesor tenía unos zapatos bastante grandes que llenar cuando se presentó para el modelo del año 1984. Tenía que superar a los últimos e insípidos Corvettes C3 tanto en rendimiento como en estilo, y afortunadamente lo hizo, permitiendo que la marca recuperara todo el atractivo que había perdido durante la era del malestar y sobreviviera hasta nuestros días.

Por encima de todo, el Corvette C4 se podía obtener, lo que permitió a más de 350.000 compradores protagonizar su propia película, conduciendo un moderno y elegante coche deportivo americano con motor V8, con un tablero digital y una capota Targa extraíble. Muy guay, ¿verdad?

Buick GNX

Negro, amenazante y rápido, el GNX no era el típico Buick de los años 80, ni tampoco un coche de rendimiento americano normal. Con un V6 de 3,8 litros turboalimentado de 300 caballos en un coupé de lujo personal, fue un experimento exitoso que convirtió al Buick Grand National en el muscle car de los 80 por excelencia.

Para el GNX, Buick se asoció con McLaren. Además de sus prestaciones, el GNX ganaba puntos adicionales por su presencia de villano, un complemento perfecto para Darth Vader. Así que, gracias a Buick, el Lado Oscuro nunca fue tan seductor, y el 547 sucumbió a la tentación, convirtiéndose en el Buick más cool jamás creado.

Ford Mustang 5.0

No es ningún secreto que, al igual que muchos otros coches, el Mustang también perdió su factor de frescura durante los años de malestar, con el Mustang II siendo un coche de tamaño reducido y sin potencia real que acompañara a su nombre. Sin embargo, cuando la tercera generación del Mustang debutó en 1978, las cosas estaban a punto de cambiar.

A lo largo de los ochenta, el Mustang GT tuvo varias opciones de rendimiento increíbles, como el Mustang SVO de 2,3 litros turboalimentado o el escaso Mustang McLaren M81. Sin embargo, nada se acercaba a la leyenda original de los años 80, el Mustang 5.0.

Con un V8 301, el 5.0 de los 80 devolvió la fe en el pony car original de Estados Unidos, hasta el punto de que los fans evitaron que Ford cambiara el Mustang a la plataforma de tracción delantera de Mazda.

Chevrolet Camaro IROC-Z

En comparación con el Mustang, el Camaro sobrevivió a la era del malestar con más dignidad, y la segunda generación mantuvo la calma durante toda la década de 1970.

Para el modelo de 1982, Chevy presentó el nuevo Camaro de tercera generación, con un aspecto muy atractivo sobre la misma plataforma F-Body.

Entre las muchas ediciones geniales del Camaro de segunda generación, el IROC-Z destaca como el más genial. Este Camaro se introdujo para el año modelo 1985 como una mejora del Z28. Lleva el nombre de la Carrera Internacional de Campeones, una serie de carreras de estrellas que Chevrolet patrocinó desde 1975 hasta 1989.

Un nombre llamativo, unos gráficos típicos de los coches de los 80 y unas prestaciones mejoradas hicieron del Camaro IROC-Z un éxito y un objeto de lujuria automovilística casi 40 años después para los entusiastas de los coches.

Dodge Omni GLH

En unos años en los que la industria norteamericana descendió en todos los segmentos, Detroit tuvo que pensar de forma diferente para ofrecer prestaciones a sus compradores ávidos de potencia. Dodge fue la más creativa al idear el primer hot hatch americano, el Dodge Omni GLH.

Tampoco era un hot hatch corriente, ya que fue desarrollado por Carroll Shelby y, como probablemente ya sepas, GLH significaba Goes Like Hell. Y vaya si lo hacía, con 150 caballos de potencia de un motor de 2,2 litros en línea en una carrocería de 1.500 kg. El Shelby GLH-S, más potente, fue modificado por Shelby Automobiles y limitado a 500 unidades, y GLH-S significaba Goes Like Hell S’more.

DeLorean DMC-12

Independientemente de la época, difícilmente hay una lista de coches chulos sin el DeLorean DMC-12, y no nos atrevemos a hacer una excepción a esta regla de oro para la lista de nuestros coches de los 80. Aunque su paso de la idea al producto final estuvo plagado de problemas desde el principio, dando como resultado un coche poco potente, el DMC-12 tenía un encanto inmenso.

Con una carrocería de acero inoxidable cepillado, puertas de ala de gaviota y un papel protagonista en la trilogía de Regreso al Futuro, el DMC-12 rebosaba frescura ochentera. Además, la controversia sobre la cocaína que lo rodeaba también lo convirtió en una parte inevitable de la mitología de la década. Por si fuera poco, American Express llegó a ofrecerla completamente bañada en oro de 24 quilates, señalando el exceso ochentero en su máxima expresión.

Vector W8

Por último, pero no menos genial que cualquier otro coche de la lista de los 80, está el supercoche olvidado más conocido de Estados Unidos, el Vector W8. Este salvaje diseño de coche en cuña es una creación sin parangón en muchos aspectos, empezando por el hecho de que tiene un motor Rodeck V8 de 6,0 litros montado transversalmente con doble turbocompresor. El motor tenía una potencia máxima de 1.2000 caballos con 14 psi y una velocidad máxima de más de 230 MPH, y todo ello con la transmisión automática Turbo-Hydramatic 425 de 3 velocidades de GM.

A continuación, hay pantallas CRT montadas en el interior de un enorme salpicadero que muestra información vital. Por último, toda la carrocería está hecha de Kevlar y fibra de carbono y remachada sobre un bastidor espacial de aluminio.

El W8, una evolución del prototipo único Vector W2 de 1976, se inspira en los aviones de combate y en el Alfa Romeo Carabo, el concept car de Marcello Gandini de 1968. Sin embargo, muchos problemas en la industria del automóvil y en la propia Vector Aeronautics hicieron que la producción se retrasara hasta finales de los años 80, justo a tiempo para que el W8 se convirtiera en uno de los coches más cool de los años 80 de la década.

Descubre los mejores descuentos

Muchos establecemos con nuestro vehículo un vínculo muy estrecho. Estos son algunos de los mejores artículos para mantener el coche clásico con el mejor aspecto y funcionamiento, a la vez que te facilitan la vida.

Artículos por debajo de su precio actualizados a diario.

Accesorios para coches
Ok, lo quieroDescubre más

¡No olvides revisarlos!

Te puede interesar